Your Privacy

We use cookies on our website to analyze how people use it and improve the experience.

You can read more about how we use cookies in our Privacy Policy, or manage your preferences below. To continue browsing, choose one of the options below.

Ilustración: Marta Pucci

Anticonceptivos

La inserción de mi DIU: Una historia un poco aburrida

Rara vez nos enteramos cuando las cosas salen bien.

por Amanda Cormier, Former Head of Content
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Lina Bembe

La primera vez que consideré usar el DIU, durante mis primeros veintes, me metí de lleno en los foros en línea, Reddit, Livejournal (!), Tumblr, todos los que había. Ahí encontré muchísimas y muy variadas experiencias con el DIU, desde "no pasa nada" hasta "peor que dar a luz." Las anécdotas que causaban más horror solían destacar; lo cual es un aspecto desafortunado del internet.

Finalmente me decidí a usarlo después de considerar todos los beneficios potenciales; tenía 26 a?os y estaba en una relación a largo plazo. Escogí el DIU Kyleena, el cual está disponible en Estados Unidos y dura 5 a?os, es de tama?o más peque?o y tiene una dosis hormonal ligeramente más baja que el Mirena, el cual es una marca más común. En aquel entonces era afortunada de contar con seguro médico a través de mi trabajo, también de vivir en Nueva York y tener relativamente fácil acceso a servicios de salud de calidad.

Quiero compartir mi experiencia porque los anticonceptivos, especialmente los DIU, no funcionan igual en todas las personas. Incluso dentro del equipo de Clue, hemos tenido experiencias muy variadas con diferentes métodos anticonceptivos. Entre más historias podamos compartir, incluso aquellas sin incidentes, mejor informades estaremos sobre nuestras opciones.

Prueba y error con anticonceptivos; y después vaginosis bacteriana

Durante a?os usé condones (con parejas sexuales nuevas) y el coito interrumpido (con parejas a largo plazo). Conocía los riesgos, pero un par de veces al a?o me arrasaba el estrés y la ansiedad de quedar embarazada, aunque mis periodos normalmente se retrasaban debido al estrés.

Consulté a dos ginecólogas sobre el DIU. La primera me dijo que intentara usar la píldora primero. Ni siquiera la compré. Me preocupaba la manera en la que pudiera afectar mi humor y salud mental, ya que tomo medicamentos antidepresivos.

La segunda ginecóloga me dijo que, de estar en mi lugar, ella nunca se pondría un DIU sin antes tener hijos. También me asustó sobre los riesgos de perforación. Después de aquella experiencia aprendí que ése no fue un consejo estándar, que al contrario, la mayoría de los ginecólogos recomiendan el DIU como anticonceptivo reversible a largo plazo.

?El tercer intento fue el de la suerte! Goldilocks, etc. Cuando le dije a la siguiente ginecóloga que estaba interesada en usar el DIU, ella confió en que me había informado lo suficiente. Me dijo que primero tenía que asegurarse de que no tenía infecciones, a través de un examen pélvico y papanicolau, después de eso me referiría con otro doctor para la inserción del DIU.

Durante mi examen pélvico, la ginecóloga me dijo que tenía "un poquito de BV." "?Qué es BV?" le pregunté, no tenía idea.

Me dijo que la bacteriosis vaginal es muy común y fácil de tratar. Me recetó un antibiótico vaginal en gel, como el Metrogel, el cual usé por 5 días.

Depués, la preparación para la inserción

En la ma?ana de la inserción, seguí todas las instrucciones del doctor. Comí bien, tomé ibuprofeno una hora antes de la cita, también tomé un medicamento contra la ansiedad previamente recetado, media hora antes, para calmar mis nervios.

En la clínica, una enfermera amable y competente me hizo una serie de preguntas. A pesar de que había usado Clue para agendar la cita en el primer día de mi periodo (por recomendación de ellos, para que así mi cérvix estuviera más abierto), aún no me llegaba el periodo.

Aproximadamente dos semanas antes de la cita había tomado Plan B (anticonceptivo de emergencia), el cual tiende a alterar mis ciclos. No tenía idea de en que punto de mi ciclo estaba; así que me sentí un poco aliviada cuando me dieron un test de embarazo y salió negativo. Aún así, me pidieron hacerme otro test en dos semanas más, para asegurarme de que no estaba embarazada.

Me ofrecieron anestesia local para mi cérvix y con mucho entusiasmo les dije que sí.

El procedimiento

Durante el procedimiento, la enfermera hizo la mayor parte del trabajo, bajo la supervisión del doctor. Todo duró 10 minutos, máximo. La enfermera me fue notificando de todo lo que estaba pasando, hacia el final, creo que el doctor se encargó de hacer la inserción, así como el ultrasonido para confirmar que el DIU estuviera en el lugar correcto. El procedimiento fue un poquito incómodo, pero comparable al de un papanicolau, mas unos pellizcos. Yo por mi parte respiré hondo durante todo el tiempo que estuve recostada con las piernas en alto, ya que lo detesto. I hate stirrups.

Después de la inserción

Mi pareja de aquel entonces me acompa?ó a la clínica. Al salir, comimos sándwiches de pollo frito y después me fui a casa a recostarme.

Al principio no tuve cólicos, pero más tarde tuve algunos ligeros. Alrededor de 36 horas después de la inserción tuve cólicos muy malos, comparables con los del día más pesado de mi periodo. Yo creo que haber tenido menstruaciones abundantes con cólicos muy fuertes durante casi toda mi vida me preparó bien; si no hubiera estado acostumbrada a ellos, quizás me hubiera impactado su intensidad.

Casi dos a?os después de la inserción...

Pronto será el segundo aniversario de la inserción de mi DIU. En general estoy muy contenta de habérmela hecho.

Mis menstruaciones se han aligerado significativamente, hay días en los que sólo tengo sangre color café, para la cual ni siquiera necesito tampón. Ya no tengo cólicos debilitantes, lo cual ha mejorado muchísimo mi calidad de vida.

Me gusta el hecho de que aún ovulo y tengo menstruaciones reales con el DIU, en comparación con la píldora, la cual sólo provoca hemorragias por privación y detiene los ciclos mensuales. Me parece bonito tener una confirmación mensual de que no estoy embarazada.

Seis meses después de la inserción, noté que tenía más vello facial grueso en mi barbilla y que mi acné premenstrual empeoró. En aquel entonces no había ningún cambio significativo en mi vida, por lo que mi nueva ginecóloga en Alemania especuló que podría ser el DIU, pero no pudo confirmarlo. También encontró un quiste en mi ovario y aprendí que es algo bastante común; después de unos meses desapareció.

Decidí que éstos efectos secundarios potenciales no pesaban más que la tranquilidad mental, ni los periodos más ligeros que ahora tenía, así que en mi caso, le doy cinco estrellas al DIU (hasta ahora).

?Cómo ha sido tu experiencia con el DIU? Compártenos tus historias en Twitter e Instagram.

Descarga Clue para monitorear la inserción de tu DIU, tus revisiones y más.

También te podría gustar leer:

Artículos populares

汤姆叔叔-官网